¿Como catar Cannabis?

Catar marihuana es un trabajo muy agradable, pero no deja de ser una labor que requiere mucha seriedad. Existe hoy en día una gran multitud de familias y variedades de marihuana, saber distinguir cada una de ella permite definir los gustos y necesidades a nivel terapéutico de cada consumidor.

Hablaremos en este tip de como organizar una cata profesional según el equipo de 420Genetics.

Elegir una variedad de marihuana para catar

Una cata se puede realizar con cualquier variedad de marihuana, independientemente de cuantos fenotipos diferentes tengamos para probar. Aunque lo ideal sería centrarse en una variedad por cada encuentro.

Existen investigaciones hechas en laboratorio donde se determinan los diferentes porcentajes de cannabinoides pero no tienen en cuenta el olor, el aspecto general, la presencia de resina y la compactación de los cogollos. Por este motivo, siempre es bueno contar con un excelente jurado que se preste a valorar lo que no puede hacer la ciencia.

¿Cómo catar marihuana?

Cada uno elige como quiere consumir el material pero antes de saborearlo, y para evaluar existen hojas de puntuación, hay todo un trabajo de observación. Después de cada punto examinado, se apunta lo correspondiente. Mejor ser riguroso en este aspecto, ya que pronto nos distraeremos con facilidad…

Criterios valorados para la cata

Para este tipo de cata, evaluaremos 4 criterios básicos:

  • Resina: Se observa la presencia de tricomas en los cogollos, color y textura si son resinas. Poder contar con la ayuda de un microscopio o de alguna lupa puede facilitar la observación del material. Es también el momento de determinar el tamaño y la compactación de lo que se cata.
  • Olor: Prensando ligeramente la hierba, tronchando la flor o moliéndola (en un grínder nuevo), se desprende el aroma que tanto nos gusta. Algunas plantas huelen más que otras pero existen matices importantes al respecto. Un buen curado de la hierba es imprescindible para desarrollar todo su potencial. Puede oler más o menos fuerte, y esta fragancia puede ser más penetrante, más sutil y/o refinada.
  • Sabor: Cada uno consume como más le guste y como para el olor, nos concentramos en lo que sentimos en el paladar, el gusto que nos deja en la boca y la duración del mismo. Para este punto, es imprescindible que la marihuana tenga buenas condiciones de secado.
  • Efecto: Es relativamente sencillo notar y apuntar el efecto de las 3 primeras muestras. El resultado suele más ser eufórico o más narcótico, y aquí también, evaluamos la duración y lo que queramos apuntar en el cuadro de observación, sin embargo al ir avanzando en la cata se torna mas dificultoso poder evaluar todos los matices de los distintos efectos, por tanto es imprescindible estar atentos a cualquier cambio en el efecto que nos llame la atención de una planta sobre otra.